domingo, 13 de septiembre de 2009

Alberto Escandón: ese maduro bisexual

Como te comenté en mi post de regreso, durante mi ausencia conocí varios blogs de admiradores de hombres maduros. El blog que te presento a continuación (probablemente ya lo conoces, ya que es muy visitado)  es uno de los que conocí.

La dirección es:

http://bisexualesmaduros.blogspot.com/

En realidad, éste no es de un admirador de hombres maduros, sino  de ¡un hombre maduro! 

Sí, Alberto Escandón -- que es el nombre ficticio de este maduro, bisexual -- nos pone en su blog fotografías de carácter erótico, algunas reflexiones y (lo mejor) algunas de sus historias de sexo. 

Aunque no tengo el placer (mmmmh papito, ¡quiero!) de conocerlo, se advierte que se trata de un hombre muy experimentado (y por lo tanto muy interesante). Aquí entre nos, he tenido fantasías con este hombre, donde él, después de una buena dosis de viagra me coge toda la noche y yo le digo que sí a todas sus fantasías. Le mamo la verga y le chupo los huevos. Beso su boca y chupo su lengua y él me la chupa (la lengua, claro está)... Pero no se lo digas a nadie, ¿ok?

Lástima que sea bisexual. Sí, porque entonces, nosotros los homosexuales tendremos que competir contra las mujeres heterosexuales para conseguir lo que Alberto lleva entre las piernas, lo cuál me parece un duelo bastante dispar. Nosotros ofreciéndoles nuestras preciadas y hambrientas nalgas y ellas ofreciendo sus... "desos". Creo que llevan las de ganar, por aquello de hombre y mujer ... Bueno, no sé. No sé como funcionan los bisexuales.

Por lo pronto, si te gusta escuchar-leer historias eróticas reales de hombres maduros, visita su blog y... cuéntale de mí. Dile que quiero comerme su vergota madura, que quiero bajarle poco a poco su trusa, que... ¡no mames!, pinche Alberto ya cógeme.

1 comentario:

Alberto Escandon dijo...

Hola amigo, también descubrí tu sitio y la página que me dedicas. Gracias por tus fantasías. Voy a pensar en ti también, y en todo lo que podríamos hacer con tu boquita y todo lo tuyo. Me describes muy bonito, y te lo agradezco.
Debo decirte que los chavos no tienen (en mi caso) desventajas sobre las mujeres. Salgo con una o dos de ellas y con decenas de chicos. Ya sabes, no hay como una bola de hombres en un bar o un sauna.
Como prueba de mi identidad, voy a poner una entrada sobre tu blog en la página de bisexualesmaduros. Te mando un beso y otro día le seguimos
Alberto Escandón